La nueva Ley Nacional de Extinción de Dominio te debe interesar si eres propietario de un inmueble y lo rentas

El 9 de agosto de 2019 fue publicado el decreto por el que se expide la Ley Nacional de Extinción de Dominio, y al leerlo, llama poderosamente la atención la facultad que se le otorga a la autoridad para ejerce el poder de la extinción de dominio sobre inmuebles.
 
Aún cuando no se hubiera determinado responsabilidad penal en delitos contra la salud, secuestro, delincuencia organizada, corrupción, trata de personas, delitos de hidrocarburos, encubrimiento, robo de vehículos, recursos de procedencia ilícita y extorsión. Permitiendo aún así extinguir el dominio, claro está, siempre y cuando existan fundamentos sólidos y razonables que permitan inferir la existencia de bienes cuyo origen o destino se enmarca en las circunstancias previstas por la mencionada Ley.

Y preocupa que aún sin tener una resolución que determine la responsabilidad penal en los delitos mencionados, el Estado pueda ejercer la extinción de dominio basado únicamente en lo que denominan “fundamentos sólidos y razonables que permitan inferir...”

Si bien inferir es sacar conclusiones, las conclusiones se pueden sacar por elementos demostrativos o presunciones, luego entonces no es clara la ley pero tal parece, que esas conclusiones pueden ser sostenidas a base de presunciones, pues no existe un razonamiento que explique adecuadamente que se entiende por fundamentos sólidos pero sobre todo fundamentos razonables.

¿A que se refieren con razonables? No lo entiendo. O sea que si a una autoridad se le hace razonable que un inmueble del cual soy propietario esta involucrado presuntivamente en actividades ilícitas, ¿aún cuando no está comprobado, me lo pueden quitar?

Esta facultad discrecional se percibe como peligrosa, si tomamos en consideración la corrupción que puede haber en un caso, pues sólo de pensarlo se siente uno indefenso ante el arbitrio y capricho de alguien.

Y así, esto obliga a los propietarios de un inmueble a reforzar sus contratos de arrendamiento, para tomar medidas adicionales que protejan su patrimonio ante una eventualidad de esta naturaleza

Elabora tus contratos de arrendamiento de forma que contengan un capítulo o cuando menos algunas cláusulas, con los elementos que puedan servir como defensa en el eventual caso de encontrarte con una situación así.

Si tienes dudas contáctanos y uno de nuestros expertos te podrá profundizar sobre el tema.